noticias

Esfuerzo titánico recompensado para las alevines 2004

Rafael Jiménez Bogarín - 1 de Diciembre de 2014 - comenta esta noticia

El encuentro frente a Maristas se presentaba con expectación, ya que se vería si la alegría y la magia en el juego seguían en progresión. Las circunstancias no eran las más favorables puesto que, en la enfermería, había lista de espera y el equipo estaba muy diezmado. De hecho, la partida se integraba con el mínimo número de jugadoras y con el prometedor debut de Ainara. Por cierto, jugábamos de blanco.

Comienzo del partido y, como en otras ocasiones, ambos conjuntos medían sus fuerzas. Las nuestras estaban más enchufadas y pronto se dieron cuenta que, asfixiando en defensa a sus mejores jugadoras, robando balones y contraatacando, el parcial sería para las Los Sauces. Este convencimiento hizo que finalizase el primer sexto con una ventaja de 7 a 4.

En el segundo periodo continuaba el esfuerzo titánico, ya que Maristas ponía a un equipo físicamente potente y alguna de las nuestras tenía que repetir alineación para contrarrestar este poderío. Esta anulación se consiguió plenamente. La estrategia del rival quedó en agua de borrajas, dominando nuestras altas tanto en el rebote defensivo como ofensivo. Para acompañar este dominio, nuestro juego exterior lo bordó. Se vieron grandes pases y se consiguió un parcial de 9 a 2, que abría la brecha aún más, daba la tranquilidad y confería buenas sensaciones para llevarse el partido.

En el sexto antes del descanso se produjo una lucha de poder a poder. Las fuerzas se equilibraban y prácticamente en ambos conjuntos el parcial se dirimió gracias al juego exterior, con una gran variedad de contraataques. Para colmo de males, justo a la mitad del periodo, Candela sufrió una caída espeluznante que dejó debilitado su codo, teniendo que ser sustituida. El equipo se repuso, redoblando el esfuerzo y la energía para llevarse el partido. A partir de aquí 8 jugadoras tendrían que derrochar generosidad, físicamente hablando, para que el cansancio no fuese minando la moral y poder llegar al final. Con un parcial de 14 a 10, llegábamos al picoteo con un 30 a 16 en el marcador.

Como el periodo navideño se acerca y sería necesario jalear a las nuestras, para afrontar lo que quedaba del durísimo partido, la Afición Marea Verde disfrutó de un exquisito Roscón, acompañado de café y chocolate. ¡Se recargaban las pilas!.

En la segunda parte las fuerzas se equilibraban. El cuarto sexto destacaba por las magníficas combinaciones y una defensa que tenía que sacar todo su mejor saber para imponerse a Maristas. Se vieron tiros increíbles y pases buenísimos. Finalmente con un parcial de 8 a 6 a nuestro favor, la diferencia seguía ampliándose poco a poco.

Las de verde, a pesar de la amplia diferencia en el marcador, seguían sin bajar la guardia. Fruto de ello, en el quinto, consiguieron ganar el parcial por 9 a 11. La eficiencia anotadora visitante era mayor, favorecida por contraataques que casi no tuvieron oposición. El marcador se mantuvo gracias a algún triple que sorprendía a propios y extraños.

El último sexto siguió la misma tónica que los dos anteriores, igualdad y tremendísimo esfuerzo el puesto por las guerreras de blanco en la pista. Creo que en este periodo, junto al segundo, fue donde se vio el juego más vistoso. Para intentar poner contra las cuerdas a las nuestras y sabiendo de su cansancio, Maristas apretó en defensa, provocando numerosas faltas  que fueron puntualmente replicadas por un altísimo porcentaje de acierto en los tiros libres. Hubo un gran reparto de puntos anotados entre varias jugadoras. Parcial de 11 a 8, final de 58 a 41 y se recupera provisionalmente la cuarta posición del grupo.

0 Comentarios

Para poder comentar debes iniciar sesión.
Puedes iniciar sesión también con tu cuenta de facebook o twitter.